Hace un par de semanas publiqué en Facebook un post titulado “He perdido el tiempo”, y lejos de aclarar nada, recibí algunos mensajes de amigos preocupados preguntándome si me había ocurrido algo malo. Es cierto que el tono podía interpretarse como derrotista y negativo, pero en absoluto era ese el espíritu del mensaje que pretendía transmitir. Muy al contrario, el trasfondo del asunto, está mucho más relacionado con el post que ahora escribo.

No busques trabajo y, aún menos, estudies una carrera. Así de claro. No busques trabajo porque no existe y lo único que vas a conseguir es no encontrarlo y, claro, por el camino te frustrarás y, lo que es peor, perderás tu valioso tiempo. Tampoco estudies una carrera. Así de claro te lo digo también. No estudies una carrera, y menos todavía si piensas que ésta te garantizará un futuro trabajo para toda la vida. Con esto sólo conseguirás jugar a perder, te lo aseguro. La fórmula que el sistema actual te ofrece sólo te llevará al fracaso asegurado, ya que todo lo que piensas ahora que será como te dicen que será es simple y sencillamente mentira. Te lo digo por experiencia.

Te preguntarás que si no buscas trabajo ni estudias una carrera, qué demonios vas a hacer. Pues bien, no soy quién para darte un consejo porque ya ves, aquí me tienes, contándote mi experiencia fallida. Aunque creo que precisamente por eso puede que esta recomendación te valga o, al menos, te haga pensar, que al final, es el objetivo, no tanto que lo tomes todo literal y al pié de la letra.

No busques trabajo, busca entre tus habilidades, entre tus virtudes, entre tus rarezas, entre tus ilusiones, entre tus capacidades… Búscate entre ti mismo y, hazme caso, en esa primera fase, no te pongas ningún obstáculo.

No estudies una carrera. Ni mucho menos un Máster. Si te vale de algo mi experiencia, te aseguro que hacer lo que nos han dicho que hagamos no funciona. Ya no, ahora el modelo es otro.

No busques trabajo ni estudies una carrera. Busca una oportunidad fuera de los cauces “legales” y correctos, sé inconformista, prueba, emprende, atrévete y, sobre todo, búscate a ti mismo antes de iniciar nada. Valdrá la pena.

¿Fácil?

Para nada, nadie ha dicho que lo fuera, pero dime si existe una alternativa mejor que no termine en la cola del paro. O peor aún, en un trabajo mediocre donde ni seas feliz ni te alcance para vivir con dignidad.

Sí. ¡Es cierto!, sin duda que lo es, tendrás que desterrar de tu diccionario la palabra seguridad. La tendrás que sustituir por incertidumbre y tendrás que hacer un Máster, ahora sí, de cómo navegar con ella. Pero no es acaso la vida constante incertidumbre. Ya conocemos todos cuál es la única certeza y no es precisamente buena. Entonces, por qué le damos tanta importancia a todo lo seguro.

Para todo lo demás… me temo que deberás hacerte funcionario.