bettapolis.com cree que nada es absoluto, ni definitivo, ni concluyente, . Más bien, todo es relativo, salvo la muerte, el paso del tiempo(“fugit irreparabile tempus”) y alguna que otra cosa más. Por eso, no cree en la verdad, en esa verdad consensuada, en esa verdad social, en esa mentira que todos se empeñan en disfrazarnos de verdad. En esa que todos hemos aceptado como una convención general, sin rechistar. Por eso tampoco cree en los cumplidos como reforzadores sociales ni en los elogios como forma de manipular. No cree en casi nada que venga antes de una coma y el pero…, ¡no!, y sencillamente porque es medio mentira, y eso, solo la mitad, no la convierte en verdad (me gusta tu chaqueta, pero…; estoy completamente de acuerdo contigo, pero…; te entiendo, pero…; etc).

bettapolis.com cree en los VALORES, pero en los reales y únicos, no en esos de quita y pon y de cartón piedra, no en los de, como diría Groucho Marx, “Estos son mis valores. Si no le gustan tengo otros”. Por eso bettapolis.com cree en la autenticidad, en la que cada cual se acepte como es y se sienta orgulloso hasta de su pasado, incluso del pasado más borroso y menos ejemplar. Por eso no cree en la perfección como excelencia. Más bien cree en la vulnerabilidad, esa que tiene todo ser humano como animal primitivo y natural y esa que se muestra cuando uno es real y verdadero.

bettapolis.com cree en la SENSATEZ y en la COHERENCIA, en esa que no es más que la concordancia entre lo que uno dice y después hace. Por eso no cree en las falsas “marcas personales”, aunque mucho menos en las otras, esas que te intentan vender algo que es insostenible comprar. Por eso no cree en los libros de autoayuda (en realidad ANTI-ayuda), ni en los manuales, ni en la falsa psicología positiva, ni en las recetas mágicas, ni en la moda de los pseudo-coachs, ni en los cupones descuento, ni en los 2×1, ni en los precios acabados en 99, ni en los envases con el 20% gratis, ni en los “si no le gusta le devolvemos su dinero”, ni en los compre ahora que se acaban, ni en los “sin compromiso”, ni en los “totalmente gratis”…ya sabéis, toda esa patraña.

bettapolis.com cree en la SINCERIDAD. Por eso no cree en la gente que empieza las conversaciones diciendo “te voy a ser sincero”. Por eso no cree en la política (ni mucho menos en los políticos, aunque no tiene porqué enterarse nadie vaya a ser que…), ni en los gurús de nada, ni en todos los eruditos y expertos en la materia, ni en los que hablan ex cátedra,… Lo único que quieren es dividir, polarizar, enfrentar, en definitiva, fastidiar. Por eso no cree en el arte de la molestia como forma de marketing para generar dividendos, para destacar, para vender, para engordar el ego unipersonal.

bettapolis.com cree en la no existencia de la IGUALDAD. Le encantaría creer en la igualdad de oportunidades, en la justicia y en todo ese rollo que vende titulares, pero no es así. Por eso no cree en el ESFUERZO como forma de conseguir lo que te propongas. Bettapolis.com ve cada día más gente que se esfuerza y se esfuerza para nada, en todo caso para ver resignados como otros lo consiguen por el amigismo, cuñadismo o simplemente por estar en el sitio adecuado en el momento adecuado(cada vez menos quiere creer). Por eso no cree en la SUERTE, ni en la buena ni en la mala, porque no es para todo el mundo igual. Y no cree en esa demagogia de que para tenerla hay que buscarla, ganarla y hacer por encontrarla. Eso que dicen, ya sabes, lo de hacer que las cosas sucedan. Otro rollo, otro convencionalismo barato para que todos nos quedemos tranquilos, para que nos lo creamos. Otra invención de la industria del positivismo. No se lo cree porque no todos alcanzaremos nuestros sueños por el mero hecho de ponerle ganas al asunto, por tener fuerza de voluntad, interés, vocación de superación personal, actitud positiva, valentía, coraje, valor, atrevimiento, carácter, …

bettapolis.com cree en la FELICIDAD como ideal y forma de búsqueda, pero no en la impuesta por los manuales de autoayuda, sino en la propia, en la individual de cada cual, en la única e intransferible , en la unipersonal. Por eso no cree en el ÉXITO ni la fama entendidos como únicas formas de alcanzar la felicidad, sobre todo la personal. Quizás funcione así en lo profesional. Por eso no cree en los MÉRITOS que ponderan cuan de bueno y profesional eres, según que cosas eres capaz de escalar y superar en esta, a veces, absurda sociedad, en la que todo está pensado e inventado de forma maquiavélica para competir de forma traicionera y desleal.

bettapolis.com cree en la SUBJETIVIDAD como medida de todas las cosas. Por eso no cree en la objetividad como algo real. Por eso no cree en el sentido común, porque, sin duda, es el menos común de todos. Por eso no cree en el interés general, ese que manosean y del que se valen las élites para poder manipular.

bettapolis.com cree que debo haberme hecho mayor joven, porque dice que ya veo las cosas con otro cristal, quizás un cristal que ya no está empañado por la ingenuidad. Por eso dice que ya no creo en la CONFIANZA que no sea la de la gente que quieres y te quiere de verdad, de forma sincera, aquella que no espera de ti un beneficio boomerang (yo te doy, tú me das), aquella que te acepta como eres y aquella a la que no le importa que llegues a cumplir unas expectativas impuestas por no se sabe quién.

bettapolis.com, y yo, creemos que…

JLG